Dashboard
Su Amor a la Santísima Virgen
MARÍA ES MI MADRE
La vida del Siervo de Dios Antonio Plancarte y Labastida siempre estuvo marcada por signos sencillos pero muy intensos de la presencia de María.

Desde la niñez recibió de su madre el ejemplo de rezar el Rosario en familia y cuando a los 16 años emprendió el viaje a Inglaterra para estudiar en Santa María de Oscott su madre le puso un rosario al cuello, gesto que nunca pudo olvidar e incluso durante su estancia en el extranjero arregló bellísimos altares en honor de la Santísima Virgen.

Como ejemplo algunas de las anotaciones que hizo en su diario donde destacó la trascendencia que los meses de mayo tendrían en su vida posterior:
VER TEMA COMPLETO DESCARGAR DOCUMENTO